Cambios que nos cambian.

El último artículo publicado en este blog fue ya hace más de un año. La pandemia y las historias sobre el COVID no quedaron reflejadas en él, como si nunca hubieran existido. No obstante, éramos unos en enero del 2020 y somos otros en agosto del 2021.

Somos personas en medio de circunstancias, y estas nos transforman. Escribo este desde España, país en el que residimos con mi familia desde hace tres meses. Muchas cosas han pasado desde que estaba leyendo a Freire y escribí las últimas publicaciones de este blog.

La reflexión sobre la educación persiste, y ahora la meta de un doctorado en Comunicación está en el radar, y cada día avanza un poco (a veces muy poco). Cada día con más preguntas y con sentido de culpa por no escribir las 4 páginas diarias que debo escribir, pero el doctorado siempre está ahí, presente.  Omnipresente.

Cambiar de país, vender las cosas, y empacar 13 años en 3 maletas es un cambio fuerte. Hasta ahora estamos percatándonos de lo que significa. Ello también implicó renunciar a un trabajo que brindaba estabilidad económica, pero quitaba tranquilidad, energía, y calidad de vida.

Y esa es la frase: calidad de vida. Hoy, vivimos otra vida. Somos los mismos en distintas circunstancias y cada día lo asumimos como un regalo de Dios donde todo cambia y donde todo es nuevo: el cielo, la gente, los aromas, el clima.

Las reflexiones sobre estos cambios vendrán después. Por ahora solo sentí regresar al blog, al blog y no al vlog que sí está más activo pero que implica otros procesos de producción, edición, publicación. Es posible que este texto solo quede para la historia, y en el mejor de los casos mis hijas lo puedan leer dentro de muchos años cuando estén encontrando algo que no estaban buscando.

He publicado hoy en Twitter un mensaje que dice: «Todos los mensajes mediáticos son construcciones», frase tomada de  Alfabetización mediática: Cómo los anunciantes captan nuestra valiosa atención (middleweb.com). Me pregunto ¿cuál será mi intención? ¿Qué busco lograr? Creo que esto solo hace parte de nuestra historia, de lo que somos, y la narrativa es solo una herramienta que usamos para definirlos.

Hasta la próxima publicación.

Cambios que nos cambian.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba