Te respeto, tú decides.

He visto la película Coach Carter y comparto en la siguientes líneas algunas ideas generadoras de reflexión en el campo educativo. La tesis que sustento es que por encima de los resultados académicos, sociales, y culturales, está el compromiso, la autonomía, en últimas: el ser.

El señor Carter acepta liderar un equipo que lo ha perdido todo, no juegan, ni baloncesto ni nada, y menos se puede llamar equipo. Sus dos primeras acciones como entrenador llaman la atención: se presenta mostrando respeto por los jóvenes y pidiéndoles que firmen un contrato para hacer parte del equipo.

En la escuela tradicional exigimos mucho respeto para el nivel de respeto que mostramos por los estudiantes. Cada estudiante termina siendo un número más de la estadística, un número positivo porque hace todo lo que  los profesores le decimos que haga, así no piense; o negativo porque hace lo que le decimos que no debe hacer, así piense.

Y no estoy hablando de tratarlos de señor o que nos digan señor, como en la película, estoy hablando de que los respetemos como seres humanos con nuestros actos, palabras, y acciones. Si partimos de la base que son seres humanos eso los pone en la misma condiciones nuestra, entonces somos iguales, entonces como yo tengo la posibilidad de decidir, ellos, los estudiantes, también la tienen.

Ese punto de partida nos lleva al segundo aspecto: solo quien decide hacer algo, lo hace realmente. En la película los chicos se enfrentaron a un contrato en donde había compromisos para poder jugar en el equipo, y fue su gusto por el baloncesto lo que los llevó a aceptar el contrato.

En la película se ve cómo se incumplió  el compromiso, cómo los chicos tuvieron que aceptar las consecuencias, cómo pudieron superar sus fallas, y cómo pudieron salir adelante. En principio pensé decir en este texto que no estaba de acuerdo con el entrenador por haberles quitado la motivación por sus resultados académicos, pero escribiendo este texto me he dado cuenta que lo que pasó fue que los estudiantes siempre tuvieron la opción de que eso no pasara. Se firmó un acuerdo y se incumplió.

La decisión de hacer algo debe estar por encima de todo. El juego del baloncesto es solo una excusa para formar a jóvenes que sepan tomar decisiones y que lo hagan con responsabilidad. Ellos decidieron hacer parte del equipo entonces juegan, disfrutan de las victorias, y cumplen con su parte.

La película menciona la posibilidad que tuvieron muchos de los miembros del equipo de ir a la universidad. Creo que fue por solo jugar bien, fue por haber tomado la decisión correcta en el momento oportuno.

El rol de profesor está en preparar a los estudiantes para que tomen decisiones, para motivarlos a vivir de acuerdo a su decisión con responsabilidad, para corregir lo que se debe corregir, y para alcanzar lo proyectado.

La educación del siglo XXI exige un estudiante activo, protagonista de su aprendizaje, que tome decisiones, y que lo haga con responsabilidad. Así mismo, la educación del siglo XXI exige un profesor que respete a sus estudiantes, que los vea como seres humanos iguales a él, con quienes conforme un equipo para alcanzar las metas sobre las cuales los estudiantes han tomados decisiones responsables. 

John Anzola. Dic 15 de 2018. 

Deja un comentario