Algo cambió en la clase.#Pegadogía Disruptiva.

Todo comenzó hace más de dos años. La idea surgió ante la necesidad de hacer las cosas de otra manera. Hoy, estoy convencido que el problema está en el cómo se enseña (y cómo se aprende) y no en el que qué. El qué, como dice Maria Acaso, está en Google, el cómo está en manos de los docentes.

Hoy el día fue distinto. La idea fue cambiar algo. Llevé dulces. Tuve clase con tres grupos: un décimo, undécimo, y el otro décimo. El recibimiento fue el mismo para todos: buenas tardes, bienvenidos a clase de español, y acto seguido ellos tomaban uno o varios dulces, y entraban al salón. El cambio se notó, fue evidente. Muchos sonrieron. Algo cambió.

Falta le hace a la educación romper el vidrio. Cuando pienso en pedagogía disruptiva pienso en la acción de romper un gran vidrio, de dejar de hacer lo mismo.  No es posible que en pleno siglo XXI sigamos haciendo lo mismo que se hacía hace 100 años, que el salón sea el mismo salón que hace 100 años, y que queramos a los mismos estudiantes de hace 100 años. Estamos equivocados. El mundo ha cambiado.

Creo que como docente debo trabajar en que mis estudiantes quieran estudiar, así y solo así, aprenderán. El problema al que nos enfrentamos hoy es que no quieren hacerlo porque el sistema educativo es una institución añeja, pasada de moda, aburrida, tediosa. Si este modelo tradicional hubiera dado resultados positivos ya los estaríamos viendo. Al contrario, hoy sabemos que debemos cambiar.

Además del dulce, la clase fue diferente. Al finalizar la clase tuve una charla con un grupo de estudiante de undécimo. Les manifesté mi preocupación porque con estas nuevas maneras – dije yo- poco se aprende, poco se avanza. Me dijeron que estaba equivocado, porque en el otro método, de la otra forma, en la de siempre, tampoco aprenden. Aquí, la pasamos bien, y sí aprendemos, profe.

Los pequeños cambios han llegado. En el afán del examen, de las pruebas de Estado, en la revisión del coordinador o rector, siempre hay presión. Pero en últimas son los estudiantes los protagonistas del aprendizaje y son ellos los que deben tomar las riendas de su aprendizaje. Llegarán más clases. Nuevas cosas se tendrán que hacer.

John Anzola

Febrero 27 de 2017.

Deja un comentario