Una tarea por la paz.

IMG_20160422_180112145_HDR

La sociedad colombiana es violenta. Algunos dirán que por naturaleza,  otros  que como consecuencia de una cultura violenta, no sólo en los últimos 52 años resultado del conflicto armado con las FARC  sino desde la misma fundación como país.

Somos violentos de palabra, de gesto, de acción, porque crecimos así y creemos que no hay otra forma. Pero lo que está pasando en el país es una invitación a cambiar, a cambiarnos el chip de la guerra, y buscar en cada acción la paz.

Así como la sociedad es violenta, la educación también los es. Hace 50 años había violencia física en el aula con la regla,  hoy la violencia se ha transformado, pero sigue sigue siendo violencia: castigos, gritos, humillación. Y el arma preferida: la nota.

De todas las prácticas educativas, la evaluación es la más violenta, o mejor, la que más se presta como herramienta de violencia. La venganza del profesor se ve en las planillas. Quien queda debiendo, en la plantilla termina pagando.  No creo que lo hagamos de malos, así nos educaron,  y el reto es cambiar el chip.

Para nadie es un secreto que el 2.8 es más violento que el 3.0, aunque en la realidad, los dos estudiantes hayan aprendido lo mismo, o peor el de 3.0 es más amigo del profesor. Los procesos de evaluación siguen siendo dictatoriales, verticales, impuestos.

– Haga lo que quiera que el que pone la nota soy yo.

Pueden firmar todos los acuerdos que quieran. Pueden asistir a la ceremonia todos los presidentes del mundo, pero ni lo uno ni lo otro hará la paz, porque la paz debemos y tenemos que hacerla nosotros.

El aula de clase es un excelente espacio para constituir paz. Para cambiar. Para hacer realidad eso de que la educación puede cambiar el mundo.  Esta es nuestra oportunidad. Cambiar los procesos de evaluación es una de tantas acciones.

Construir la paz es una tarea para los profesores,  esas que tanto dejamos y que tan poco nos gusta que nos dejen. Dentro de 25 años nos evaluarán y dirán si hicimos o no la tarea.

John Anzola

Julio de 2016.

@janzolagomez

Deja un comentario