Educación en modalidad e-learning y b-learning.


Realizar una maestría es todo un reto, y realizarla en modalidad virtual es aún mayor. En principio tengo que decir que hasta el momento me he sentido muy a gusto. En realidad la modalidad me ha gustado. He podido ver que mi práctica pedagógica se ha visto afectada positivamente. Pero, a decir verdad, sí extraño el encuentro cara a cara.

En la mayoría de documentos que he leído durante este semestre se presenta la modalidad e-learning como una muy buena modalidad de estudio. El profesor Cabero en varios de sus documentos ha demostrado sus ventajas y desventajas, posibilidades y limitaciones. Pero el tema del b-learning me generó más preguntas que respuestas.

Es curioso pensar que estás haciendo bien las cosas hasta que te muestran una mejor manera de hacerlas, pero ya no tienes como devolverte. Estoy haciendo una maestría virtual en modalidad e-learning, pero me acaban de decir que el b-learning, que el contacto cara a cara mezclado con la virtualidad, me da mejores resultados. Nada que hacer. Por ahora seguir en e-learning.

Entiendo plenamente que no puedo irme a Bucaramanga ni a Monterrey a tener encuentros presenciales, que esta maestría está pensada y avalada para ser virtual, pero a veces hace falta el encuentro, hace falta la comunicación personal.

Deberíamos planear entre compañeros por lo menos uno o dos encuentros cada semestre para hacer mesas redondas, foros, charlas, etc., hacer pedagogía y permitir que esta maestría que es e-learning, tome características b-learning.



John Anzola.


Deja un comentario